OpInfo
Buscar:


Las tablas, un barrio que  no cree en la crisis

Opinfo.es 05/04/2011. La historia está llena de conjeturas sobre el motivo que hizo que Felipe II convirtiera a Madrid en capital de su reino. Es Madrid, capital extraña en Europa, sin mar ni río, no es ciudad sino villa, se encuentra a una altura considerable y curiosamente en ningún documento Felipe II hace capital a Madrid, capital sin papeles, simplemente lo es, un día el rey se vino a vivir y se trajo a la corte.

No es Madrid el poblachón manchego de Mesonero Romanos, siempre fue mucho más que eso. Un poblachón no tenía corregidor, ni palacios ni hospital y en un poblachón cualquiera no se hubieran celebrado ocho Cortes del Reino antes de ser capital. Es Madrid, sin duda, una capital peculiar.

Llega al siglo XXI convertida en una gran villa, que no ciudad, habiendo tenido durante el siglo XX un crecimiento enorme...

VIVIR EN LAS TABLAS
Por Felipe Ruiz

Opinfo.es 05/04/2011. Las Tablas es un barrio residencial al norte de Madrid, su origen lo encontramos en los llamados Programas de Actuación Urbanística (o PAU) que empezaron a modelarse hacia 1997. En mi caso, resido en las Tablas desde hace ya unos años y no deja de sorprenderme cuánto ha cambiado el barrio desde entonces. Cuando llegué, mirase donde mirase la vista era muy parecida: solares sin edificar, construcciones a medio empezar y un triste Servicio Especial de Autobuses que comunicaba con Plaza Castilla y era el único medio de transporte público con que contaba el barrio.

Ahora este nuevo barrio ha cambiado mucho, y se aprecia a simple vista. Aunque todavía pueden verse solares yermos y construcciones inacabadas, muchos edificios se han levantando desde entonces y, con ello, han llegado nuevos vecinos. Los parques han ido, poco a poco...

Una Vuelta por Las Tablas
Por Gonzalo Ardenza

Una Vuelta por Las Tablas

Opinfo.es 05/04/2011.
El aire de la cabina de los aviones no se renueva cada pocos minutos. Eso es lo que prometen las compañías aéreas en los folletos que dejan en los respaldos de los asientos, pero la bofetada en mi cara de aire frío y fresco cuando la azafata abrió las puertas del avión, me sacó del adormecimiento del viaje. La Navidad empezaba.






Llevaba varios años por motivos laborales trabajando en un país subtropical en medio de un océano, la Navidad era el mejor momento del año, me solía quedar de dos a tres semanas en Madrid, ciudad donde había nacido y donde había vivido toda mi vida. Era el reencuentro con familia, amigos y todo mi pasado.

Me esperaba mi hermana Palmira a la salida del aeropuerto para llevarme a su casa, donde iba a vivir estos días. Mi familia, y después yo, siempre habíamos vivido en el centro, la M30 siempre me había parecido una lejana frontera inalcanzable. Palmira hacía unos meses se había ido a vivir a un barrio para mi desconocido, Las Tablas. Gracias a Internet, conocía el enorme desarrollo urbanístico que Madrid había tenido en los últimos años...