cargando datos...
Contigo en la distanciaEl Blog de Opinfo
OPINFO me ha pedido que comente sobre temas sugeridos por la publicación. Ya estoy en ello, aunque, por supuesto, no a ritmo de bolero.

entradas en   

Madeira, Churchill y yo

Actualizado el 10/02/2012 07:34:44 PM - Visto 1425 veces

Mis preferencias, sin duda ancestrales,  por las islas me llevó recientemente a organizar un viaje a la preciosa isla portuguesa de Madeira. Ahora Madeira y, sobre todo, Funchal están más asociadas en mis circuitos mentales al gran CR7, ese extraordinario futbolista que esperamos nos dé aFunchal, Madeira. los madridistas muchos años de triunfos y alegrías. Pero antes, cuando era un niño, mis asociaciones mentales relacionadas con la isla me llevaban irremediablemente a uno de los pequeños y vulgares dictadores que padecimos en Cuba en la primera mitad del siglo XX, Fulgencio Batista y Zaldívar, que vivió algunos años en esta isla luego de escapar de la otra. A mi padre - así de relativas son nuestras apreciaciones respecto al tiempo - esos casi siete años del último batistato se le hicieron eternos. No intuyó lo que nos esperaba después.

Madeira, supongo que por su excelente clima, comenzó a atraer a notables personalidades de la nobleza europea desde el siglo XIX, entre ellas Sissi, la emperatriz austriaca que, para mi, tendrá eternamente el bello rostro de Romy Schneider. Mi admirado Winston Churchill también disfrutó de una larga estancia en Funchal, igualmente en el hotel Reid’s Palace. Ahora Madeira es un destino turístico bien conocido, escala obligada de muchas líneas de cruceros que atraviesan el Atlántico y sitio preferido de miles de turistas británicos o alemanes. Me uno a ellos. Me encantó la isla, la amabilidad de sus gentes, la belleza de su rico entorno natural y sobre todo, la inefable sensación de que es un sitio ideal para el reposo activo y creativo.

A esto último contribuyó la elección del alojamiento, La Quinta do Furâo, en Santana, al norte de la isla. Ubicada en un precioso entorno natural puede presumir, además, de  otras dos cosas que valoro mucho: una atención excelente por parte de todo el personal y una gastronomía de primera. No olvidaré fácilmente las agradables noches que pasé, en el salón del hotel  leyendo, jugando al ajedrez o trabajando con mi ordenador portátil. Sólo eché de menos que la velocidad de conexión a Internet no fuese mayor.

Y aquí volvemos chocar con este fenómeno, sostenidamente creciente, de los últimos veinte años, Internet. Según Internet World Stats más de dos mil millones de personas utilizan Internet en el mundo, es decir, más del 30 % de la poblacióQuinta do Furao, Santana, Madeira.n mundial. Porcentajes que se elevan a más del 58 % si nos referimos solamente a Europa o más del 51 % si hablamos de todo el continente americano, incluyendo, por supuesto, norte, centro, sur y el Caribe. La mayoría de estás personas necesitan acceder a Internet diariamente, no importa si es por cuestiones de placer o de trabajo y, para hacerlo a su gusto, necesitan de una velocidad de acceso aceptable. Es por ello, creo, que el sector de la hostelería, desde hoteles de lujo a casas rurales, debía cuidar este detalle tanto como los demás, y que el acceso de calidad a Internet, a ser posible gratuito, esté garantizado en sus instalaciones. Internet es, cada vez más, la vía más habitual por la que estos negocios consiguen sus clientes. Parece justo que luego nos lo retribuyan facilitándonos el acceso.

Así que, como dicen que dijo Churchill: “Soy optimista. No parece útil ser otra cosa.”. Digamos que vamos por el buen camino. Por cierto, que no me imagino a Sir Winston dejándose caer Funchal abajo, habano en mano,  en un carro de cesto. ¿No saben lo que es? Pues os invito a ir a Madeira y averiguarlo… o quizás sea más rápido a través de Internet.

Comentarios - Se ha publicado 1 comentario.
Publicado: 2012-02-02 07:02:04
[Bert] ha dicho:
Muy buen reportaje Walter. Me ha dejado con ganas de ir a Madeira. Ya vi los carros de Funchal en internet segun tu sugerencia. Tambien yo tuve siempre a esa isla asociada con Batista. Otra locacion de asociacion mental batistiana es Daytona Beach en la Florida, donde tambien el vivio.